Los Mejores psicólogos de Santander


Los Mejores psicólogos de Santander

Los mejores psicólogos de Santander. –En el ámbito de la psicología clínica y la psicoterapia, existen distintos nombres propios que cabe tener en cuenta por su gran experiencia y trayectoria profesional. Nombres que han aportado mucho a la salud mental de sus pacientes y que, gracias a su gran trabajo, mejoran la calidad de vida de éstos.

Buscar a los mejores psicólogos de Santander o de tu ciudad no es tarea fácil. Casi todas las personas, en algún momento de su vida, necesitan ayuda psicológica, se ven desbordados y no son capaces de solucionar por ellas mismas los problemas que les abruman. En esas circunstancias es necesario buscar ayuda especializada. Si vives en una ciudad como Madrid, con miles de profesionales, encontrar un buen psicólogo, para ti o para tu familia, puede ser toda una aventura. En una ciudad como Santander las posibilidades se reducen, pero igualmente la búsqueda es compleja puesto que en esta ciudad encontramos muchos de los psicólogos más valorados y recomendados por sus pacientes y ex-pacientes. En las próximas líneas intentaremos ayudarte en este proceso.

Los mejores psicólogos de Santander

Trabajando para ti

 

Los mejores psicólogos de Santander

A continuación, damos unos rasgos que deberían tener los mejores psicólogos de Santander, y en general, todos los psicólogos, para que puedas hacer una selección de los psicólogos más recomendados y valorados en la capital de Cantabria.

  • Profesionalidad: Y con la titulación correspondiente. Con autorización legal para ejercer la psicoterapia. Y con un seguro de responsabilidad civil. Colegiado.
  • Es importante que el psicólogo tenga empatía. Entendemos por empatía la capacidad de una persona para ponerse en el lugar de otro y tratar de comprender sus sentimientos, sus emociones y su visión del mundo en general.
  • Además de la empatía el psicólogo debe ser un buen comunicador. De nada sirve que el psicólogo comprenda al paciente, si luego no se lo sabe transmitir. El paciente acabará con la idea de su psicólogo “no le entiende”.
  • La paciencia es una virtud importante. La terapia puede ser dura y compleja y el psicólogo debe saber esperar, para no frustrarse y malograr el tratamiento.
  • El psicólogo debe evitar actuar como juez acusador. Aunque un paciente piense de forma opuesta a él, debe evitar juzgar y criticar al paciente.
  • Evitar la severidad. El psicólogo debe ser accesible, abierto y receptivo. Así el paciente encontrará un entorno cómodo donde expresarse con libertad y confianza.
  • Es importante que el psicólogo sepa escuchar al paciente. No solamente lo que dice, sino cómo lo dice. No se debe interrumpir al paciente continuamente.
  • El psicólogo debe ser objetivo y sincero. Debe huir de los prejuicios y estar dispuesto a analizar su comportamiento y reconocer posibles errores. La terapia es un camino difícil, donde muchas veces las expectativas del terapeuta se frustran por la actitud del paciente. El psicólogo debe ser capaz de analizar en sí mismo las reacciones que le provoca el paciente cuando actúa de forma distinta a la esperada.
  • La ética debe estar presente siempre en la relación paciente y psicólogo. No sólo para guardar el secreto profesional e intentar siempre ayudar al paciente, sino para en los casos donde el psicólogo comprende que la terapia no progresa, ser capaz de derivarla a otro especialista más cualificado.
parallax background

NUESTRA PRIORIDAD
ERES TÚ
Más información de nuestro equipo de profesionales


CONÓCENOS

Ansiedad y Depresión.

Trabajamos diariamente para luchar con dos de los males más habituales de hoy en día…


Terapia individual

Trabajamos para que encuentres el espacio necesario para solucionar tus problemas.

Terapia de Pareja

Abordamos todos los problemas que las parejas necesitan para mejorar la relación.


Evaluaciones en Niños

Hacemos informes pedagogicos y de altas capacidades.

¿Necesito un psicólogo?

A lo largo de la vida surgen multitud de circunstancias que nos crean problemas emocionales. Hay situaciones que alteran nuestro equilibrio mental. Otras veces nos enfrentan a las personas que nos rodean y, en definitiva, nos crean un alto grado de ansiedad o malestar psicológico.

En estas situaciones, que por desgracia son más frecuentes de lo que quisiéramos, puede que nos hagamos la pregunta ¿necesito ayuda psicológica? ¿Debería recurrir a un profesional? ¿Necesito un psicólogo que me ayude a enfrentarme a estos problemas?

Muchas personas no se deciden a acudir a la consulta de un psicólogo porque no saben muy bien lo que se van a encontrar, qué tendrán que hacer o cómo deben actuar ante él. También existe el temor a que les juzgue, a no saber cómo comportarse o a cuál va a ser el resultado de esa primera sesión. En la mayoría de los casos, sin embargo, resulta mucho más sencillo de lo que habíamos pensado.

Decidir ir por primera vez al psicólogo no es una decisión fácil. Es muy posible que te estén surgiendo una serie de cuestiones como: “¿Seguro que lo necesito?”, “Yo no estoy tan mal para tener que ir a un psicólogo”, “¿Qué pensarán de mí si se enteran que voy al psicólogo?” “¿Tendrá solución mi problema?” En fin, las preguntas pueden ser interminables. Es difícil dar una respuesta a todas estas preguntas.

Encontrar a un profesional que reúna todas las cualidades que queremos entre los mejores psicólogos de Santander

no es fácil, pero por supuesto, posible.

En la primera sesión escucha al paciente para determinar cuál es el motivo que le lleva a consulta. A veces está clara cuál es el problema principal, pero a menudo es necesario ir ayudando a la persona a clarificar los objetivos que se persiguen realmente.

Éste es nuestro trabajo en la primera consulta: facilitar que puedas sentir la confianza para expresarte libremente, con la finalidad de encontrar soluciones a los problemas que presentas. En ocasiones, el paciente no sabe qué tiene que decir o qué se espera de él. En realidad, lo único que esperamos del paciente es que esté dispuesto a dejarse ayudar. Nuestro trabajo consiste en darte las herramientas y la ayuda necesaria para que llegues a encontrarte bien.

Por tanto, es muy importante que te sinceres y te abras para compartir tu historia, nadie sabe tanto sobre tu vida y tu propia experiencia que tú mismo/a, por tanto, cuando entres en la consulta de la psicóloga por primera vez, recuerda que eres el experto de tu propia vida y que el psicólogo no está ahí para juzgarte o hacer juicios u opiniones personales sobre tu problema, sino que está ahí para entenderte y poder ayudarte.

Cuando la persona sufre un problema psicológico que requiere un tratamiento, entonces se valoran las distintas opciones y se elige un tratamiento adaptado a la problemática y las circunstancias personales del paciente. Aunque no se puede hacer un diagnóstico en la primera sesión, podremos darte nuestra opinión profesional.

Ponerte en manos de un psicólogo no es fácil, requiere valentía, honestidad y fuerza de voluntad, pero son muchas las personas que han opinado que ha sido la mejor decisión que han tomado en su vida.